Translate

Ni telarañas

Es un sueño recurrente, de esos que te estropean la noche, el mes y hasta los años venideros El guión es más o menos así:  llegas ante una puerta conocida, una puerta familiar, vas alegre y llevas obsequios. Golpeas con una mano o con el pie. Esperas atento al pequeño tumulto que antecede a tu arribo. Crees escuchar risas de niños, bromas espontáneas, el acomodo de algunos muebles. Tu corazón se acelera. Tu sonrisa se expande...

Pero pasan los segundos y nadie abre. Nadie pregunta nada desde el interior. Y los sonidos que creíste oír no son más que emoticones sonoros prefabricados por la debilidad nostálgica de tu cerebro culeado.

Decides abrir la puerta por ti mismo y al segundo preferirías no haberlo hecho. Al otro lado no hay nada, no hay sillas, ni tazones sucios, ni estufas tibias, ni camas a medio hacer. Ni siquiera hay telarañas, porque el viento que se cuela por todos lados las pulverizó hace mucho tiempo.

Imagen: Teun Hocks

3 comentarios :

  1. Angustioso y aterrador sueño, amigo Muzam. Curioso mundo el de los sueños...

    ResponderEliminar
  2. Es un sueño que se convierte en pesadilla, es la mezcla imperfecta de recuerdos y terrores que se nos presentan a propia voluntad para recordarnos lo que queremos olvidar. Si despierta abruptamente de un sueño así recomiendo una taza de leche tibia con miel para volver a conciliar el sueño.

    Una imagen imponente, abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Es como si un payaso completamente loco fuera dibujando nuestros miedos.
    A veces, despertar es un alivio, amigo Jesús.
    Aunque hay buenos sueños, muy buenos sueños.
    Mi querida Lorena, la leche tibia con miel es ideal, ojalá siempre estuviera a mano.
    Un abrazo grandote a los dos.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.