Translate

Olvidé mi bikini

Pocas veces me había adentrado con una mujer en esos parajes de San José de Maipo. Al menos no solos. Nos bajamos del bus y cruzamos una alambrada. La carretera se empinaba zigzagueante hacia los altos de San Alfonso. A nuestro alrededor, cerros enormes y espinales. Se oía el murmullo del río cercano, pero ninguna persona. El calor de diciembre nos achicharraba. Nos adentramos entre las malezas en dirección al río Maipo.

Alejandra, delgada y seductora mechona de Parvularia, no había puesto ningún reparo ante mi osada invitación. Llevábamos poco de conocernos. Apenas un par de cafés en el casino de la facultad y muchos jugueteos y risas sin sentido.

Nos sentamos en el borde del río, sobre unas piedras que parecían asientos de cavernícolas. El agua, naturalmente turbia y correntosa, bajaba acompañada de una fresca brisa que nos acariciaba de pies a cabeza.

Olvidé mi bikini- musitó Alejandra, con cierta sorpresa.


Me encogí de hombros. Ya me había sacado la polera y rozaba el agua con mis dedos.

¿No te importa, verdad?- me dijo Alejandra, al tiempo que se bajaba los pantalones y se sacaba su peto, quedando apenas cubierta por un minúsculo calzoncito blanco. Tenía los pechos pequeños, muy de mi gusto, y usaba un sostén de niña.

Caminó descalza hasta el río. Verla era mejor que contemplar a todo el resto de la naturaleza. Se sentó a mi lado y puso los pies en el agua. No hablamos mucho. Sólo nos tomamos de la mano y contemplamos la corriente. Estábamos de alguna forma felices.

Nuestras manos no tardaron en ponerse a jugar, en entrelazarse, en escabullirse, en atraparse, en hacerse cosquillas y excitarse, como si tuvieran su propio amorío, indiferentes a nuestra mística contemplación del agua.

Pero las manos pronto fueron por más.

Nos tendimos sobre una toalla, en medio de un claro de hierba. No tardamos en quedar desnudos, en besarnos enteros el uno al otro y en hacer el amor con tanta ternura, alegría y placidez, como si aquella tarde y aquel día y la vida misma fuesen a durar mil años.

Imagen: Otto Mueller



1 comentario :

  1. Marianela11/12/11

    Me encantó este relato porque además de ser sexo espontáneo y natural es muy tierno.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.