Translate

El corto verano de la anarquía


Leo fragmentos de El corto verano de la anarquía, de Hans Magnus Enzensberger. Particularmente los que hablan de ese Ché Guevara español que fue Durruti. Qué tipo, nunca acercó la guerra a su familia ni a sus conocidos. El tenía una guerra personal con el mundo y la llevó hasta las últimas consecuencias. 

Me salto hasta Darío Fo y su Muerte accidental de un anarquista. Disfruto el estilo, la inteligencia sutil para machacarle las bolas al rival. Es una obra esencialmente política, envuelta con el disfraz de un payaso que altovocea el asesinato que da origen a la función.

Sigo con La rebelión de los tártaros de Thomas de Quincey. Autor cuyo nombre suena pomposo para los que hablamos español, y que nos hace imaginar a un selecto dandy escribiendo como dandy, a un erudito en el más clásico sentido de la palabra. Solíamos saber de él por las reiteradas menciones de Borges. Sin embargo, me encuentro con un delirante mentiroso que apenas leía titulares y ya le bastaba para reescribir las historias a su modo. Un genio a quien poco le importaba la verdad social, la verdad consensuada, porque en su cabeza sólo había lugar para la verdad de su propio escenario imaginario. 

Me detengo a escribir algo propio. Donde voy, en cada país, ciudad o aldea, lo que menos me interesa es el manto turístico. Prefiero observar a los pobres, a los jubilados, a los que sirven, a los que sacan la basura, a los que aplanan calles. Veo rostros, les adivino sus vidas, sus sueños y frustraciones. Hoy me pasó lo mismo. Por eso escribí un breve texto y avancé en un capítulo de mi nueva novela que ya está casi lista. Soy así, no corrijo, escribo y saco libros a la primera, en borrador, como un Kinski que no quiere grabar por segunda vez una escena porque estima que la primera es la única que vale, la única verdaderamente auténtica. Creo que antes de que cumpla 50 años, si es que sobrevivo hasta esa edad, habré escrito más de veinte libros. Poco me importa que sean editados de inmediato. No le beso el culo a nadie. Sé que soy uno de los mejores. No tengo tiempo para perder en fruslerías. Luego, cuando me vaya al infierno, pueden, si se les da la gana, tirar todo a la basura. Antes no.

3 comentarios :

  1. "Así hablo Zaratustra"´
    Esa es la primera frase que se me ha venido a la cabeza tras leerte.
    Me gusta esa resolución, ese proyecto de escribir sin parar, sin corregir porque es lo mejor que podemos hacer. Comparto lo que dices y lo que piensas, nada de besar culos a nadie. Necesitamos un poco de autobombo y mucho estímulo. También un poquito de cariño. Yo te doy el mío. Un beso amigo mío.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sé que soy uno de los mejores. ... No te quepa la menor duda, un abrazo

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.