Translate

El follaje se cierra tras cada paso

Le digo a Tatiana que a veces reflexiono mirando la lluvia con un cigarro encendido que no llego a probar. Le digo que suelo pensar huevadas descabelladamente lúcidas, que incluso creo comprender cosas y saltar las alambradas de muchas dimensiones sin fumarme ningún porro. Le digo que no sobrevalore las formas culturales que nos impusieron desde la cuna, que les cierre definitivamente la puerta porque sólo traen culpa y sufrimiento, y porque muy a menudo las hicieron puros zoquetes infames de aliento hediondo y escasas luces, grandes herederos vagos encerrados de por vida en las jaulas del privilegio, castradores castrados que impusieron sin saber ni comprender nada más allá de sus rejas.

Vivimos nuestra propia primavera, le digo, vivimos nuestra revolución personal, nuestra religión de a dos, y no tenemos que usar el machete para hacer camino al andar, pues la selva nos deja pasar libremente apenas acariciándonos las pantorrillas, y luego nuestras huellas se borran, porque cada uno debe hacerse su propio camino, cada uno debe posesionarse de su única vida, de su sucesión de momentos. No hacerlo es una cobardía, una demostración de debilidad intolerable, un horizonte distorsionado con humo de caucho...

Leo Los hombres oscuros, de Nicomedes Guzmán. Tiene un tono sombrío, una lírica de callejón, como de gato vagabundo que se alimenta de flores. Claudio me dice que Camilo José Cela lo consideraba el mejor narrador hispanoamericano. Enrique Lafourcade, por su parte, se refiere reiteradamente a Nicomedes en sus crónicas. Dice de él que escribía poco, que sus actividades partidarias lo consumían, que vivía recorriendo Chile, hablando con pescadores, obreros, desempleados, que ayudaba en lo que podía, que en generosidad y entusiasmo no se la ganaba nadie, que era eso sí muy garabatero, como buen hombre de pueblo.

Sigo leyendo:

"En la noche, de vuelta de una cafetería cualquiera, me acuesto y pienso acerca de cosas que embotan mi cerebro. A veces, me pongo a recordar las piernas que vi durante el día, y me complazco, contemplando hermosas pantorrillas, llenas de tentación con sus tenues y celestes venitas y con los rubios o negros vellos aplastados bajo la transparencia de las medias..."

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.