Translate

Las clavelinas amanecieron escarchadas

El porvenir no parece auspicioso. Se nos viene nuevamente la derecha con su séquito de bestezuelas fascistoides, tecnócratas poco letrados de universidades privadas y tránsfugas variopintos. La política chilena anda de pantalones caídos. El prontuario delictivo no mella la suerte de ningún candidato. A la Democracia Cristiana le sobrevino con particular fuerza su habitual escozor anticomunista y ha optado por un rumbo propio que la puede conducir a un despeñadero. La izquierda se divide entre un tibio Guillier y una improbable Beatriz Sánchez. La educación pública se sigue cayendo a pedazos en Chile y Argentina. El neoliberalismo es un transformer ideológico que privatizará hasta el aire. Bachelet se acerca a su epílogo sin haberse jugado su minuto histórico. La buena intención no basta para mejorar las cosas. Se necesita determinación, frialdad, osadía, carácter. O si no vuelven a ganar los de siempre. La sensación que queda es que todo sigue igual y peor que antes.

San Fabián sigue su ritmo parsimonioso bajo la conducción del ecologista Claudio Almuna. Hombre querido y respetado por la mayoría, trabajólico y ecuánime, cortejado por todos los conglomerados políticos, acechado por mezquinas alimañas locales, mantiene su norte en sacar rápidamente a flote un municipio desfinanciado. Solo entonces podrá gobernar con la mirada puesta en la perspectiva histórica. Las clavelinas amanecieron escarchadas. El Longaví y el Chillán sobresalen nevados y majestuosos como dos colmillos cordilleranos. Pasan campesinos tempraneros arreando terneros. Chupallas ancianas. Ponchos deshilachados. Perros diligentes exhalando vaho blanquecino. 

Sumo libros a mi biblioteca. Mentes encuadernadas que traigo a vivir a casa. Lezama Lima, Carpentier, Turguéniev. Empiezo a leer El Viaje de Sergio Pitol. Su itinerario literario por Rusia y Georgia. Callejones, laberintos, recuerdos, notas al margen, todo a la vez, como un remolino de Lewis Carroll. Cada libro es el pasaporte a una mente genial, butaca privilegiada ante un narrativismo de Rajmáninov. El café se enfría. La versión de Telesur predomina en el aire. El sol se hace esperar detrás de las montañas. La niebla amenaza con sabotearlo. Las golondrinas transcriben ilusiones mandarinas en el celeste opaco del cielo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.