Translate

Las zancadas de Guillier


El duopolio y los grandes empresarios ya designaron candidatos presidenciales. Sin primarias, sin encuestas, sin discusión. Ricardo Lagos y Sebastián Piñera son la garantía de que nadie les tocará los huevos. El continuismo inalterable del sistema más injusto del planeta. Pero asoma Alejandro Guillier, hoy senador, ayer periodista ancla de varios noticieros, moderador de programas políticos, jefe de prensa. Persona creíble, carismática, bonachona. La gente lo quiere porque no lo asocia con traumas pasados o con engaños a su billetera. Hay algo paternal y cercano en su presencia, barbita canosa de hombre sabio, reposado, que comprende, que empatiza con los humildes. En el socialismo ya quedó la escoba y parte de la hueste se fue con Guillier. El senador periodista recorre Chile recolectando amigos en derechas e izquierdas, entre indecisos, despolitizados, desposeídos y entre una enorme clase media siempre al borde del abismo. Ya se asoma como una carta ganadora para las presidenciales. El empresariado lo observa cauteloso. Los grandes partidos se esmeran en generar argumentos tramposos para menospreciarlo, para bajarle los humos. Pero hasta ahora todos los intentos por socavarlo han sido infructuosos. El se deja querer mientras se dispara en las encuestas. No tenemos un gobierno radical desde 1952, y aunque el de González Videla no es santo de la devoción de nadie, sí tenemos a Pedro Aguirre Cerda como el presidente más querido de nuestra historia. Un radical de tomo y lomo que vivió y murió por los humildes, por engrandecer la patria, por darle educación, salud y trabajo digno a todos los chilenos. Hoy el radicalismo parece querer volver por la puerta más ancha de la mano del periodista Alejandro Guillier.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.