Translate

Doctorarte no te hará mejor persona

¿Es más generoso un doctorado en Harvard que un campesino analfabeto? Las evidencias nos inclinan a pensar que no.
¿Contribuye el señor doctorado al mejoramiento de la calidad de vida de grandes grupos humanos? Para ser justos, la verdad es que muy pocas veces.
Reitero la pregunta respecto a aquel campesino. Estoy convencido que ese hombre hará siempre lo que esté a su alcance.
¿Cuál de ellos se sentirá habitualmente feliz?
Tiendo a pensar que el segundo pues no necesita justificar minuto a minuto los abultados adornos de vida que pesan sobre el doctorado.
He coexistido con ambos extremos. He palpado la enfermiza arrogancia de quienes se creen superiores al resto y he compartido cientos de amigables mates con personas que solo están preocupadas de los excesos climáticos.
Prescindir de un Iphone, de ropa de marca, de un led de 60 pulgadas, de cierta acaballada inteligencia que solo sirve para rellenar puzzles, es cosa de voluntad, de respeto a tu prójimo por no refregarle en la cara tu aspiracionismo banal. Prescindir de la contemplación de las estaciones, de las tormentas intempestivas, de los zorros que te observan detrás de los litres y de las buenas nuevas que te trae la lluvia, no lo creo posible para quien vive a ras de suelo. 

4 comentarios :

  1. Es algo extraño como lo que debería hacernos más humanos, más sencillos, más humildes, como es el conocimiento, rara vez tiene ese efecto en las personas. Y es extraño porque precisamente al adquirir conocimientos deberíamos darnos cuenta lo poco que en realidad sabemos y de la sabiduría que atesora quien es capaz de entender el lenguaje de la naturaleza.
    Tienes una gran razón, Jorge, cuando dices que, salvo excepciones, hace más por la humanidad un campesino que un Doctor Universitario.

    ResponderEliminar
  2. Conservar la apertura mental para saber valorar las pláticas con quién sea es un gran desafío. Cuánto más formada la persona se carga al hombro una serie de prejuicios que lo llevan a desmerecer al otro por carecer de "nivel", no siempre es algo que ocurre apropósito sino consecuencia del mismo entorno que te va volviendo hostil a lo que parece inferior...
    Se pueden aprender un montón de cosas de cualquiera aún de los que actúan con prejuicio. Cerrarle el oido a cualquier parte de la sociedad es en sí ponerse una venda en los ojos y negarse a saber... evitar experimentar.. no animarse a cambiar... no exponerse a dudar... no repensar... no preguntar... casi, casi callar. Nada peor que el silencio del alma que no quiere saber más de lo que sabe o sólo saber de lo que conoce.
    Quedarse en lo seguro es no vivir a pleno.
    Hay que hablar con todos humanos, casi humanos y también animales, plantas u objetos...

    ResponderEliminar
  3. Al parecer, Unamuno dijo un día que se iba a dar un paseo por el campo para hablar de filosofía con el pastor.

    Los campesinos no necesitan nada más que la naturaleza para sentirse felices. Pero creo que todos, incluidos los más ilustrados, tampoco necesitarían mucho más para alcanzar esa felicidad. De hecho, a la menor oportunidad, se busca siempre la huida hacia esa Naturaleza.

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces, esta adquisición de conocimientos va acompañada con mucha arrogancia y egoísmo personal, sobretodo en las profesiones que resultan más lucrativas. De ahí que la educación no me parezca necesariamente un signo de mejoría humana, de adelanto, de evolución. Las personas poco letradas son por generalidad inmensamente puras, solidarias, generosas y autosuficientes. Felices en su simpleza.
    El discurso de que los países evolucionan solamente encerrando como cerdos a los niños y mozuelos e impartiéndoles un adoctrinamiento utilitarista, me parece francamente una vergüenza inhumana.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.