Translate

Hasta siempre, hermanos de época

Un bote de agua se ha estacionado en la montaña más alta, como el sombrero anaranjado de un mexicano adormilado. Los campesinos saben que no habrá lluvia. También los animales, que empiezan a cambiar su comportamiento para sobrevivir a la sequía. Me tropiezo en Deutsche Welle con la triste noticia sobre Gúnter Grass. Pronto cambio a Telesur donde exhiben la trayectoria de Eduardo Galeano, sus frases inolvidables.

Recuerdo la desolación que me invadió cuando se fue Solzhenitsyn. Hoy me ha sucedido algo parecido con Günter Grass y Galeano. Los papas de las letras también se duermen, las linternas de la sabiduría se apagan, o más bien se disuelven en la nada. No así su obra, todo ese palpitar de tinta, de ideas, de belleza. 

Grass envejeció en desacuerdo con su época. La dictadura financiera mundial. La prepotencia israelí. La proliferación de supermillonarios y miserables. Los tiempos de Willy Brandt quedaron muy atrás. La socialdemocracia se hundió en un pantano de inoperancia. Luego vino la decepción, la poesía contestataria, intraducible, mascullada con furor ante una condición humana mayoritariamente retorcida. 

El bienamado Galeano sistematizó la denuncia ante tanta injusticia. Ante tanto aprovechamiento. Ante tanta violencia. Y entremedio se las arregló para no dejar de hablar del amor y la solidaridad. Lo hizo con talento, con poesía, con lucidez. Fue comprensivo, fue cálido, fue congruente, algo tan raro en las izquierdas, sobretodo cuando consiguen algo de poder. 

Hasta siempre, queridos hermanos de época.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.