Translate

Selfita

Constanza me envía selfies eróticas. Es juguetona frente a la cámara. La cuelga desde lo alto y ensaya poses. Tiene formas adolescentes, piel morena, elasticidad gimnástica. Su cama está desarmada, sábanas blancas, almohadas rojas, cobertor beige. Constanza en corpiño y bombacha púrpura, cabello tomado, cuello al desnudo. Se sienta, se dobla, se oculta, se abre, acecha, juega con los pies, hace muecas, sonríe, tiene libros sobre el escritorio, sobre el velador, sobre el piso, y el navegador abierto en un PDF de Joseph Brodsky. Noches atrás habíamos hablado sobre autores acusados de inconsistencias ideológicas y parasitismo social. Siempre me gana en las lecturas. Tiene neuronas de Usain Bolt y yo de borracho pordiosero que hace durar su única botella, a veces sólo oliéndola, o dándole eventuales sorbitos, porque el vino es también una mujer expuesta al tiempo, una amante evanescente que seduce con susurros caprichosos. Me disperso. Las tangentes me enloquecen. Vuelvo a abrir mi correo y tengo nuevas selfies de Constanza, como si intentara dejar una constancia rotunda de su peculiar belleza, de su fertilidad rebelde, de su obcecación por el espejo, y yo cumpliendo el rol de testigo inmortalizador. Le digo que parece prostituta de revista masculina japonesa. No parece disgustarle mi apreciación. 

Pintura: "Mädchen vor dem Spiegel/Girl Before a Mirror," by Karl Schmidt-Rottluff

1 comentario :

  1. Qué hot. Es bueno hacerlo con la pareja, aguanten las selfies cachondonas!!

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.