Translate

Refugio antibombas



Septiembre lluvioso. Llegan noticias de que a mucha gente se le acabó la leña. El invierno sigue sin dar tregua. Trozamos raíces terrosas de avellanos muertos, ciruelos derribados por el puelche y troncos de roble que habían quedado a la intemperie. Todo suma cuando se trata de espantar el frío. He estado buceando en la contradicción humana, es decir, en mi propia contradicción. Me pongo la escafandra de escritor (porque la otra la trituró una medusa maligna) confronto pensamientos y hago rayuelas emocionales. Sucede que entre más me sumerjo descubro que es más oscuro, más intrincado, y no avizoro un túnel alterno para respirar, o para al menos deleitarme con una luz distinta.
Esta soledad cordillerana se trasladó al lado oscuro del corazón. A ratos me veo como un fiordo ignoto, un glaciar estático, una era de hielo de tres peniques.

Me refugio en mi cultura. Estar a solas con ella es al menos no estar solo. Philip Roth y Beethoven me dan palmoteos amigables. Goethe me lanza el balón. Stefan Zweig me sirve una copa de oporto. Pero los perros de la noche ladran muy fuerte y los grillos parecen trombones soplados por el demonio de Tasmania.

Todo pasa. Verás que donde hubo tanto amor suele quedar un sótano con las ampolletas rotas, un refugio antibombas cubierto de musgo, una tumba con la inscripción borrada.

1 comentario :

  1. "Todo pasa", y ¿"todo queda, pero lo nuestro es pasar"? como decía el poeta Machado, cantado por Serrat; "todo pasa" pero ¿"nada te asuste, nada te espante, todo se pasa, Dios nunca cambia"?, en el decir teresiano. La plegaria del agnóstico es la gente sufriente; el rosario de Don Quijote es "la gente mohína", molida, desgranada, sobre el suelo árido, en sudor y sangre, como decía Miguel Hernández. Amparo de Dios. Somos nosotros.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.