Translate

A veces suena el teléfono

No soy menos arribista que la mayoría. Aunque mis ambiciones van por una vía distinta. Mi egoísmo involucra únicamente defender mi espacio creativo. Mi sueño, mi meta, mi razón de seguir existiendo es escribir una novela tan buena, o incluso mejor, que El teatro de Sabbatt, de Philip Roth. Tengo talento suficiente para lograrlo, tengo carácter, cultura, fuerza física, cierta originalidad y una fina destreza para deslizarme por un tobogán de hielo desde esa montaña impredecible de palabras sin parentesco. Percibo la compleja alma humana, sus infinitas sinuosidades, las serranías del rencor y la furia, y quiero desnudarla desde el sur del mundo, entre estos hijos de puta ateridos de frío cósmico, cuál de todos más solo, como perros viejos botados en la ruta de un pueblo minero abandonado. Pero tengo un gran problema para conseguirlo. Yo mismo, es decir, un yo mismo entre muchos yo mismos, un implacable enemigo, que me llama por teléfono para imitar a la muerte y que me toca el hombro para decirme que es inútil perseverar, que las razones, mis razones, son meros hologramas de payasos vestidos de etiqueta.

Imagen: Logan Zilmer

1 comentario :

  1. A mí siempre me suena el teléfono y casi siempre es por una molesta obligación, sólo a veces es por algo realmente grato.
    Buen texto.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.