Translate

Oh My Darling, Clementine

Amaneciendo arreció el puelche. Golpeó puertas mal cerradas y derribó encinas, manzanas y membrillos por millares. Fue un alivio para las ovejas a quienes la prolongada sequía les había disminuido el pasto. Los remolinos de hojas cruzaban el cielo como avecillas de origami. Algunas se amontonaban en los patios formando colchones de hojas secas. Los perros saltaban sobre ellas o se escondían para despistar a sus perseguidores. 

Tras el desayuno fui al huerto a ver los estropicios del ventarrón. Todo seguía en su sitio, aunque  las matas de ajíes y morrones estaban inclinadas como torres de Pisa. Luego me dirigí hasta los manzanares a recoger las frutas más grandes para convertirlas en dulce. Las medianas y pequeñas las recogeré más adelante para transformarlas en chicha.

Almorcé choclos dulces con ensalada de pepinos y me fui a buscar más leña al Macal. Manejé lentamente para contemplar el solitario camino de tierra y los colores otoñales de los cerros, y hasta me vinieron deseos de cantar Oh My Darling, Clementine, tal como lo hacía el parsimonioso Huckleberry Hound. Afortunadamente nadie más me pudo escuchar.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.