Translate

El egoísmo

Ismael mira a Claudina mientras ella se embadurna las piernas con crema nocturna. Ismael no está del todo contento con esa relación de tres años. Siente que algo falta, que algo no está bien, que se está perdiendo de cosas mejores. Reconoce que Claudina es hermosa y apetecible, pero no puede dejar de pensar en que su vida podría ser mejor. A ratos la mira con rabia, y le plantea en su mente las condiciones de esa relación, como golpeándola, como humillándola, mientras ella sigue encremándose los brazos y el abdomen. Predomina mi gusto y no el tuyo, le espeta. En el sexo soy mariscal de campo y tu soldada rasa. Estás a mi lado exclusivamente para hacerme feliz. Tu cariño es un sopor a mi congoja, un calmante a mis nostalgias. Soy la estrella de esta relación, el rockstar de tus ilusiones. Debieras estar agradecida de que me haya fijado en ti. Tu desnudez le hace bien a mis ojos, mi libido se entusiasma. Tus bikinis, corpiños y minifaldas tienen como finalidad mi deleite. Mis ideas son coherentes, originales y osadas. Soy habitualmente genial. Tu deber es escucharme, admirarme, asentir en todo, jamás replicar, ni pestañear, que tu expresión de obediencia sea explícita ante mis sermones infalibles. De verdad me aburre escucharte. Parloteas. Hablas de cosas insípidas. Eres tierna, lo reconozco, pero lo habrías sido con cualquiera, y eso no aporta a tu causa. Te amo porque me amas mucho más a mí, porque me haces esporádicamente feliz y porque tienes buen gusto. Me satisfago en ti sin pensar en ti, como una muñeca de trapo a mi disposición. Eres la víctima y yo el victimario. Tú te excitas con las migajas, viendo saciarme en tu cuerpo, con mi cara de pervertido, con mis músculos opresivos, con mi peso de fauno sobre tus piernas adoloridas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.