Translate

Alarmismo sísmico

Anochece. Algunas nubes se retiraron hacia el sureste y todo indica que caerá helada. Violetas, naranjas y rosados se alternaron en el crepúsculo y bandadas de golondrinas jugaron a estrellarse en las paredes imaginarias del cielo. Ha llegado la menguante, y los campesinos se aprestan a la cosecha de papas. Cómo no llovió lo suficiente, debo regar las mías, no sé exactamente para qué, pero los campesinos lo han hecho siempre así. Hoy arranqué desde el huerto dos carretilladas de pasto verde para las ovejas. Estaban contentas, como si comiesen ensaladas fresquitas en medio del desierto de Atacama.

Una parvada de pollos delincuentes ha picoteado mis mejores tomates, y un poco más allá otra pandilla escarba mis papas dejándolas sueltas a la intemperie. Los he reprendido varias veces, pero no escarmientan. Digamos que no me temen, porque saben que soy un caballero andante melancólico, un puto sentimental sin la suficiente rudeza para espantarlos a peñascazos.

Antes de entrarme recojo las papas diseminadas por los pollos. Las dejo en la cocina y al pasar cerca de un televisor encendido me entero de que hubo un sismo en Arica. No se produjeron daños, pero las autoridades se esmeran en sacarse el estigma de la inoperancia que los marcó en el 2010, en aquel gran terremoto, donde no daban puntada con hilo, y donde sus comandantes militares se volvieron a acostar, como los vagos indolentes e inútiles que han sido siempre. Los canales interrumpen sus transmisiones para alarmar al resto del país (que en eso sí son expertos), reproducen las sirenas de la evacuación costera, muestran estampidas humanas, personas alteradas oprimiéndose el pecho, padres con sus niños en brazos huyendo hacia lo alto, aunque la verdad es que no se ha reportado ni siquiera una hormiga con un esguince.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.