Translate

Gracias por la compañía

El aroma de la ciruela madura se ha difundido por los patios. Lo días siguen fríos, como si una ráfaga otoñal se hubiese adelantado. Las escaramuzas nocturnas del hielo cordillerano han deprimido a las hortalizas. Queda poco que hacer por ellas y habrá que esperar una nueva primavera para volver a intentarlo.

Últimamente estoy dejando tantos libros en el camino. Los tomo, leo algunos párrafos y los dejo en su sitio sabiendo que nunca los volveré a abrir. Es como darle la mano a una brigada en formación, saludarlos cordialmente, a veces reprenderlos por haberse querido pasar de listos, quizá sólo felicitarlos por haberme acompañado, aunque no me fueran de mucha utilidad, y a la vez despidiéndome, pasándolos a retiro en mi formación intelectual, incluso en mi cartelera de entretención. Algunos que en otro tiempo admiré se llenaron de moho estético, se desvencijaron lentamente, se empequeñecieron ante nuevos soles o se derrumbaron estrepitosamente como castillos de arenisca ante la tempestad. Digamos que la conciencia de la brevedad del tiempo lector no residual me lleva a una discriminación feroz. 

De Philip Roth pasé a Steinbeck, con recreos de Zweig, Kosinski, Kundera, Nabokov y Bashevis Singer (a los que vuelvo a menudo), revisiones a José Emilio Pacheco, Alfonso Alcalde, Joaquín Edwards Bello, Isaak Bábel y Sherwood Anderson, Cartas de Kafka, Joyce, Hesse y Proust. Memorias de María Graham y revistas Zig Zag de 1930.

De los chilenos, sigo leyendo Conjeturas sobre la memoria de mi tribu, de José Donoso. Salvo este autor, junto a Manuel Rojas, Carlos Droguett y ciertas errancias de Enrique Lafourcade, no siento mayor aprecio por la narrativa chilena. Casi todo lo reciente me parece de una cursilería espantosa, como dandis de taller hambrientos por impresionar a otros dandis de taller, o como chefs exquisitos de modas insulsas, réplicas ridículas de Murakami, Palahniuk, Houellebecq o el viejo Bukowski. Es probable que existan voces jóvenes dando potentes zarpazos generacionales, pero aun no he llegado a ellos, por lo que parte de mi parecer está circunscrito a mi propia ignorancia.

Imagen: John Steinbeck

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.