Translate

Muñequita de trapo

Mi partida fue repentina y no hubo tiempo a las tristezas de la despedida. Cabalgaba a diario a mi yegüita argentina, y a veces me cabalgaba ella, sobretodo en las madrugadas. Nos entendimos muy bien. Hablábamos la misma lengua.

Hubo tardes en que leímos ensayos literarios de José Donoso o en que ella me explicó a Walter Benjamin bebiendo mate con galletitas de centeno. Así pasaron los días, entre trabajo y sexo, entre lecturas y tormentas. 

Anocheciendo le mordía la oreja deciéndole Mi Ratoncita Hermosa, mi Putita Personal, mi Muñequita de Trapo. A ella le gustaba ser manipulada como un objeto sexual, desvencijada como la maniquí de un pervertido, me dejaba hacer a mi antojo, y si se oponía, la obligaba igual, y eso más la excitaba. Muy a menudo se arrancaba del negocio y me sorprendía con sus pantys-ligas y el calzoncito metido en su conchita humedecida. Eran polvos rápidos, intensos. La lanzaba sobre nuestra cama y la violaba con gusto. Al terminar, la nalgueaba fuerte y ella se iba corriendo con mi esencia desparramándose en su interior, desbordándose, bajando por sus muslos. Volvía a la media hora y sucedía nuevamente algo muy parecido.

Pertenecía a la extinta Tribu de las Solitas, etnia egipcia que desapareció hace milenios. Carezco de los antecedentes para explicar cómo llegó hasta nosotros. Intuyo que sobrevivió gracias a una gran roca que la escudó de los rayos de la muerte. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.