Translate

He matado a mi padre

Creo que he matado a mi padre. Es decir, a la idea de un padre, a su importancia específica en la vida de un hijo. Hoy no lo necesito. Simplemente así fueron las cosas. No hay dolor ni resentimiento. No hay culpas ni víctimas. El juguete rabioso siguió en su vitrina. El envoltorio quedó intacto, aunque la luz solar borró las señales de origen.

Leía La invención de la soledad, de Paul Auster, donde el autor intenta reconstruir la evasiva figura de su padre recientemente fallecido. En su caso vivieron juntos algunos años, hasta que sus padres se separaron y él se fue a vivir con su madre, pero ese breve estar juntos no acercó distancias, pues su padre era un ser inescrutable y ausente, imposibilitado para establecer relaciones afectivas con su entorno.

La lectura me llevó a pensar en mi padre, tan lejos que aún no he visto ni su rostro. Tan lejos que la mera posibilidad de verlo a estas alturas carece de importancia. A veces, un árbol puede crecer sin una de sus raíces y llegar de todas formas a ser tan avasalladoramente fuerte como para ensombrecer a los árboles que crecieron con todas sus raíces. La secuencia natural de la vida busca sus propias formas de tapar los forados para seguir adelante.


Quedan cosas por hacer. Debo seguir inventando mi propia soledad. No se avizoran melodramas en el camino, tan solo días medianamente idénticos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.