Translate

Bebida campesina


Luego que mamá horneara su pan amasado aticé la fogata para tostar trigo. Vertí un par de kilos dentro de la callana, la afirmé en el pértigo y comencé el bamboleo del tostado. Tardó algo más de diez minutos en ponerse negro. Tras incendiarse lo amagué con un saco y vertí el trigo en un tiesto. Ya convertido en café de trigo lo dispuse en varios frascos para el consumo. Era la bebida matinal y vespertina de nuestra infancia. Comprar café en el supermercado era impensable por lo caro, por lo lejos y porque se consideraba un lujo insostenible en el tiempo, así que se preparaba un sucedáneo en casa que, a falta de nombre propio, tomaba prestado el del café. Dejábamos remojando un puñado de trigo quemado en una teterita con agua hirviendo, y le agregábamos una hoja de durazno o una cáscara de naranja. Era sabroso, nos brindaba calor y amenizaba nuestros largos inviernos, por lo que decidí volver a esa costumbre, aunque a estas alturas nadie más me acompañe en su degustación.

1 comentario :

  1. Es difícil imaginarse el sabor de esa bebida, hay que probarla para incorporarla a la acodada lista de sabores de la que dispongo por haber nacido en un ámbito con menos tradiciones, más dependiente del disponible en el supermercado.
    Sensorial evocación, me gustó mucho.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.