Translate

Lo que ellos quieren de ellas

En una de nuestras charlas diarias con mi amigo escritor Claudio Rodríguez, surgió el tema de los inconfesables gustos sexuales de los hombres. Entre machos solemos referirnos copiosamente a ese tema, pero siempre con ánimo procaz y festinador. Hablando y hablando llegamos a la conclusión de que hay ciertos aspectos transversales en nuestros gustos e inclinaciones. Como son tantos, nos propusimos transcribirlos en un conjunto de narraciones.

Me llamó la atención que mi buen amigo expresara con soltura su anhelo erótico por ciertas actrices exuberantes en etapa de embarazo o por mujeres anónimas de formas generosas que transitan por las calles. Por mi parte le contrapuse mi propio gusto por mujeres con apariencia intelectual, por la pornografía japonesa o la piel de las africanas.

Fueron largas y entretenidas conversaciones donde consensuamos el anhelo masculino por nalguear el trasero de las damas, por fisgonear cada centímetro de piel que las mujeres dejan al descubierto, por succionar pechos femeninos o por la excitación que nos produce que nuestras mujeres sean deseadas por otros hombres.

Repasamos la mejor literatura pornográfica que conocemos, los libros prohibidos, la poesía de D.H.Lawrence, el erotismo intelectualizado de Witold Gombrowicz, la ternura de Bukowski y el vitalismo de Henry Miller. Pusimos particular atención en la escasa literatura latinoamericana que trata con soltura estos temas, y luego de tanta perorata decidimos poner manos a la obra.

Imagen: Bernard Buffet

10 comentarios :

  1. SALGA A FOLLAR MEJOR Y SIN DUDA CLAUDIO SERIA FELIZ AL LADO DE MONICA BELLUCI .NO HABLEN TANTO Y ESCRIBAN ESAS NOVELAS PORNOGRAFICAS .

    ResponderEliminar
  2. Tendré em cuenta su consejo señorita Morales. Cómo usted ha podido apreciar hay bastante avance escrito en ese ámbito. Lo de la calidad se la daremos en una segunda revisión y tercera revisión. Respecto al señor Rodríguez, tengo la impresión que Mónica Belluci y Sigrid Alegría se amoldan a su gusto.

    ResponderEliminar
  3. Vamos a escribir lo que ellas quieren de ellos .

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido sea ese escrito. De seguro habrá más confrontación que acuerdo, lo cual me parece entretenidísimo. Lo que si puedo afirmar a nombre de todos los hombres es que nos exasperan y distraen sobremanera los inacabables jueguitos sexuales del precalentamiento que demandan las refinadísimas mujeres postmodernas. ¡Viva la caverna!

    ResponderEliminar
  5. Un poco de delicadeza Señor Muzam ,sea paciente y escribo algo sobre el tema . Los hombres cuando desean sexo por favor no actuen como violadores , eso es desagradable .

    ResponderEliminar
  6. Me entretuve desde el principio, con el relato de lo que van a hacer, tú y tu amigo...
    Nada de pacata ni conservadora: te digo que no suavices nada de lo que realmente piensas, sientes, y te hace ser un cavernícola masculino, así como nosotras las mujeres tenemos fantasías innombrables.
    Eso del perfil social, naturalmente no permite mostrarnos como somos a la hora de la entrega meramente sexual, sin sensualidades y discursos sensitivos...
    Habemos mujeres que fuimos criadas para el silencio, el maldito pudor, que por educación, se omite toda esta expresión, y se guarda en el más profundo espacio del autocontrol.
    Eso no está mal....
    Pero todas hemos estado con uno de algunos de nuestros hombres amados, entregadas hasta la exasperación, más allá de un orgasmo, y otro y otro...
    Bellezas de la vida.
    (soy yo, luisa....)

    ResponderEliminar
  7. Es muy difícil torcer nuestro adiestramiento inicial querida Luisa. No importa que nuestras reflexiones y experiencias posteriores refuten gran parte de esa formación, pues de algún modo siempre están presentes como ecos o miradas inexistentes que nos envuelven en pudores que no entendemos, que nos coartan, nos inhiben, nos avergüenzan. Comprendo el trasfondo de tu comentario. Es un honor y me proporcionas una inmensa alegría al visitarme y comentar en este hogar virtual.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante. Es parte de la vida de las personas y aún, en los tiempos que vivimos, no somos capaces de hablar con naturalidad lo que es propio del ser humano.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta la apertura mental que noto en las letras chilenas.Por mi parte aún no doy el salto de escribir el genero erótico.
    Lo que si leo harto y ahora estoy leyendo Una vez no basta de la escritora estadounidense Jackelinne Susan.
    Ansiosa de conocer vuestra apuesta de relatos y algo más.
    Saludos
    Sara

    ResponderEliminar
  10. Nosotras queremos que ellos nos quieran hasta hacernos viejas, muy viejas. Que no nos abandonen ni cambien. Que el sexo sea pleno en la juventud, que sean en esa ocasión bravos y fieros, nada de modales ni modestias. Las mujeres queremos ser apoderadas.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.