Translate

Los mangos empiezan a madurar

Los mangos de Corrientes ya casi maduran. Están por todos lados, en patios, pasajes y plazas. Jugosos y refrescantes, algo contribuirán a que el calor no se devore vivos a los habitantes de la norteña provincia argentina.

Recuerdo que una de las obsesiones de mi abuela era lograr que se plantasen árboles frutales en las veredas públicas. Lo había leído de pequeña en un artículo sobre Austria, le había parecido sensato y esa lectura la repitió incansablemente durante más de ochenta años. ¿Cómo era posible que hubiesen miles de kilómetros de veredas sin producir nada? Como si los grandes productores de frutas se confabularan con los municipios para que sólo se plantasen árboles vagos que nunca saciarían el hambre ni la sed  de los más pobres.

Converso con algunos argentinos y me dicen que cada vez hay menos árboles frutales en las calles. Que antes eran abundantes. Habían naranjos, limoneros, paltos, mamones, mangos y pomelos. Pero van desapareciendo. A algunos los cortan y a otros los dejan secarse, pero nadie se toma el trabajo de sembrar nuevas semillas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.