Translate

Restaurando el disco duro

Han sido días para reordenar ideas. Sucede que funcionamos parecido al disco duro de un computador. Devoramos tanta información y de tan distinta índole, que llega un momento en que nos encontramos perdidos en medio de una metrópoli de legajos virtuales escritos en sánscrito o arameo. 

 A la montaña de archivos sin categorizar se suman los virus emocionales que caen como pesados mazazos y desfocalizan la razón. Y a veces, el disco duro simplemente colapsa. 

Sin embargo, como mi inquietud existencial carece de rienda, he aprovechado el tiempo en que analizo mi disco duro para hacer múltiples actividades.


El domingo cociné un salpicón de verduras. Quedó tan colorido como sabroso. Al destapar la olla escapó una nube aromática que inundó el comedor y que sólo podría definirla con un buen poema. Sólo me faltaron los pimentones. Previamente habíamos ido donde unos agricultores bolivianos a comprarles acelgas, perejiles y cilantros.

Mis lecturas han sido variadas: Bataille, Nothomb, Bernhard, incluso anduve repasando las viejas historias de Neruda en sus dos libros de memorias. También el relato Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura, de Kenzaburo Oé. 

He comenzado varios artículos, particularmente sobre temas políticos. América Latina parece un hormiguero de cagazos políticos, así que hay demasiado de qué hablar.

En The Huff me están publicando diariamente. Estoy en conversaciones con otros medios, así que es probable que empiece a publicar en distintos países. 

La idea de tener mi propio periódico la sigo perfeccionando. Quizá se convierta en realidad antes de lo previsto.

He hurgado en sitios de pintores y recopiladores de pintura. Me encandilé con algunos artistas iraníes, como Iman Maleki. También arribé a una enorme pinacoteca virtual de artistas chinos. He quedado maravillado. Miles de artistas desconocidos en occidente, tan buenos como el mismo Rembrandt.

Hace un rato comencé a leer Los detectives salvajes, de Bolaño.  No me convence el comienzo. Ayer intenté con 2666, pero no me atrapó. Volveré a intentarlo cuando tenga mi disco duro restaurado.

Pintura: Wang Yidong

2 comentarios :

  1. Envíame lo que tengas de Nothomb, Muzy.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. No siempre veo conveniente restaurar, hay puntos de restauración que conservan ciertos errores estructurales que si bien no afectan al sistema operativo, nos hacen perder el tiempo ralentizando nuestro funcionamiento. A veces conviene resetear, borrar todo y empezar a cargar de nuevo sólo los archivos escenciales.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.