Translate

Educación libre

Cientos de miles de jóvenes secundarios y universitarios continúan protestando, porque saben o intuyen que les han metido el dedo en la boca durante toda su vida escolar.

Han sido estafados por un sistema que definitivamente no sirve. Un sistema opresivo, adiestrador, que está concebido para docilizar a las personas, para intimidarlas, para volverlas consumistas y para que sigan reproduciendo el mismo esquema de desigualdad social en que han vivido sus padres y abuelos.

Tal como está formulada la educación pública en Chile, se genera un desgaste en tiempo y recursos que es inmensamente superior a su aporte.

Los chicos pierden doce años de su vida, al cabo de los cuáles siguen siendo mayoritariamente semianalfabetos. Los profesores, presos de un sistema que los obliga a impartir un currículo ideológicamente acotado dentro de una especie de prisión, poco pueden hacer para cambiar las cosas.

Ni siquiera bastaría añadir mi oposición a que se siga impartiendo con fondos públicos clases de religión católica o protestante en los colegios. Es un anacronismo inexcusable a estas alturas.

Sin embargo, no soy antiescuela. Más bien creo que debe ser una opción, pero una opción que tienda hacia la libertad de pensamiento, hacia el desarrollo de la mutiplicidad de talentos que hay en cada persona. 

Sé que poco podemos hacer para para que cientos o miles de escuelas privadas no sean más que adiestradoras de integristas religiosos, de competidores eficaces para avasallar al resto. Pero al menos en la educación pública sí podemos tomar cartas en el asunto.

Las clases deben ser breves, alegres, verdaderas fiestas del conocimiento, en espacios libres de rejas y en donde ninguna forma de autoritarismo tenga cabida. Adiós uniformes y espartanos códigos internos. Los profesores deben aprender a convivir con los ímpetus juveniles sin considerarlos como manifestaciones de indisciplina. La política debe ser bienvenida, tal como la confrontación de ideas, debemos dejar que fluyan las expresiones artísticas, el diálogo, la crítica, y facilitar el camino para que las infinitas preguntas de los niños y jóvenes encuentren su propia respuesta. No se debe castigar, no se debe alentar el castigo, sólo se debe proteger a los más débiles y ayudar a quienes necesiten reforzamiento en sus procesos de aprendizaje.

Un tema anexo es cómo desandamos el enorme monstruo gremial construido por los maestros para defender sus derechos. Dirigentes y profesores suelen moverse de acuerdo a visiones extraordinariamente conservadoras, circunscritas casi siempre al desglose laboral del mismo currículo que les ha impuesto el Estado.

Tras años de ejercer la docencia, llegué a la conclusión de que el sistema era inútil y obsoleto, que todos perdíamos el tiempo, que alumnos y profesores empeorábamos como personas, encarcelados seis u ocho y hasta diez horas al día, para culminar cada jornada con la agobiante sensación de estar malgastando nuestras vidas en un completo sinsentido. Por eso me retiré a mi desierto, pero siempre con la idea de retornar tarde o temprano y contribuir a que esta perversión sistémica cambie definitivamente.


4 comentarios :

  1. Me preocupa lo mismo pero sin tener que ver lo espectacular que tienen este tipo de manifestaciones. Lo observo desde mi ventana, lo percibo cuando los oigo hablar a los gritos antes de la entrada a clases o al salir, cuando en silencio esperan a sus compañeros al costado de los murallones. El fastidio es evidente, la ausencia de sueños también. Ellos saben que van a perder el tiempo y por eso la mayoría jode. Desde mi experiencia, se que los más aplicados no piensan distinto sino que actúan de un modo diferente para procurarse una alternativa.. En ambas actitudes hay desgano, es evidente y me preocupa.. ¿Qué hacer? No sé, sólo observo.

    ResponderEliminar
  2. Nos hace mucha falta en Argentina educación igualitaria, ya tenemos educación gratis.

    ResponderEliminar
  3. Estamos con los estudiantes chilenos. Después nos ayudan a hacer una revolución acá.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Ensayo escrito en la mejor corriente de Addison y Hume, la imagen del desierto invoca a la Edad Oscura de la Alta Edad Media. Ensayo contra la "barbarie," en su acepción más latina. Mis saludos, Marco Tulio!

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.