Translate

No pintaré mi aldea. Es casi igual a la tuya.


Reconozco que mi ego literario es del porte de Rusia, de Júpiter y de Bettlejuice juntos. Mi ego filosófico es del porte de Canadá. Mi ego como teórico de la historia es del porte de Francia, España y Gran Bretaña. Mi ego como amante es del porte de Grecia y Turquía. Mi ego como humorista es del porte de la República Democrática del Congo. Sin embargo, mi ego práctico es levemente más pequeño que Mónaco.
Cada uno sabe o intuye para lo que es bueno.
Aún así, considero al mundo entero como mi patio de diversiones.
Me meto con todos y con cualquiera. Ninguna ideología, grupo o persona ha sido suficientemente disuasiva para apretarme la rienda.
¡Cavas tu propia tumba, Muzam!, me dicen.

No esperen que pinte sólo a los miserables de mi aldea.
Aquí hay gente modesta, honrada y alegre, así como una multitud de hijos de puta.
Los honrados sólo quieren hacer su vida en paz, sin que un gobierno les enturbie la atmósfera. Los hijos de puta, en cambio, necesitan al gobierno para robarle impunemente a los honrados.
Qué más se puede decir. Las escaramuzas del diario vivir son las mismas que en el resto del orbe. Los sueldos no alcanzan. Los emprendimientos se derrumban. La leche siempre sube y las vacas siguen su parsimonia digestiva sin recibir excedente alguno.
La información cae sobre nuestras cabezas como granizos negros rellenos con gases adormecedores.
El otoño avanza sin compasión. Las golondrinas están sobrepoblando las nubes.
Se esperan nuevas lluvias.


Fotografía: Santa Ana de los Guácaras, Argentina.
© Jorge Muzam

4 comentarios :

  1. Me permitiré circunscribir mi aldea a las pocas cuadras que encierran a mi barrio con nombre de doctor de pobres. Si decidiera pintarla usaría mucho neutro porque tiene calles de tierra y cuando llueve se parece a un pantano, usaría fideos y yerba para dar cuenta de las zonas con pasto y mugre, las casitas las haría con pedazos de papeles de cualquier revista porque lo indeterminado permitiría mostrar que tantas modificaciones las dejaron de feas a horribles. Los aldeanos serían puntos difusos e insignificantes que muchos criticarían por falta de originalidad pueril pero que al estilo de los simbolicos dice exactamente lo que pienso de mis vecinos.. Lo más bello sería el cielo que casi siempre está azul y los árboles que crecen y florecen muy a pesar de nosotros.. ¿Y la gente buena? Le piden mucho a esta mente bloqueda por la awful true, esa es una realidad que me cuesta ver. Supongo que cuando tenga esa capacidad podría pintar el cuadro más bello del mundo y soñar sin despertar.

    Necesito anteojos para el alma, no puedo ser tan mala :)
    Abrazos amigo, disculpe por el instante de delirio.

    ResponderEliminar
  2. Esa fealdad o despreocupación por la estética es muy propia de Latinoamérica, mi querida Lorena. Contribuye a que las personas parezcan mucho más miserables de lo que son. Bastan tan pocos elementos para recrear una lugar vivible, hermoso, armónico, y sin embargo, a las personas de este lado del mundo (porque no conozco tantos otros lugares) les gusta vivir peor que los cerdos.

    Estoy seguro que tu percepción es bastante más certera que las exacerbadas fiebres nacionalistas que intentan pintar a su población con falsos colores.

    Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. "Y el anarquista siguió hablando de la expresión de la vida colectiva, de la supresión del Estado y la religión. del arte de vivir despreciando las convenciones y rechazando los caminos trazados de antemano y del orden de la anarquía"

    Un fragmento de la novela "El palalcio azul de los ingenieros belgas" de Fulgencio Argüelles.

    Lo estoy leyendo.

    Esa es mi actitud ante la vida.Creo que te entiendo Jorge.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Un intenso encanto en el despliegue de tus plumas que lanzas al aire vociferando certezas acerca de tus ímpetus. Que no vendes tu alma ni por 30 denarios a nada y, soberbio, sabes acomodarte en la baranda de tu balcón, para mirar, asertivo, todo aquello que varios esperan verse en tí, que nos cuentas y te leen/mos. Las últimas estrofas te evidencian: Jorge en un gesto breve como un suspiro,taciturno. Atento, y repito: descarnado pero dulce a la vez.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.