Translate

Camilo José Cela: marranadas y deslices de un gran escritor


Admiración y repugnancia me genera lo que conozco y sigo conociendo de Camilo José Cela.

La Colmena y La Familia de Pascual Duarte le habrían bastado para alcanzar la inmortalidad. Pero Cela era propenso a los deslices, a las calenturas políticas, a las marranadas en público y sobretodo al soplonaje.

Intenté defenderlo mucho tiempo, porque me parecía imposible que alguien que pudo escribir obras de tal envergadura pudiese a la vez involucrarse de puro gusto en actividades tan bajas.

Si bien La Colmena tuvo que editarse en Buenos Aires, por estar censurada por el franquismo, luego fue el mismo Ministro del Interior español, Manuel Fraga -que aparentemente había hecho muy buenas migas con Cela- quien autorizó la primera edición en España.

Sin embargo, Cela también se permitió crear y mantener en el tiempo la revista Papeles de Son Armadans, considerada antifranquista, pues incluía allí la obra de numerosos escritores y artistas en el exilio.

Durante los años de la Transición, Cela colaboró entusiastamente con el Ministerio de Información, delatando a numerosos escritores e instando al Ministerio a desplegar políticas disuasivas y domesticadoras para con ellos.

El historiador catalán Pere Ysas, afirma en su obra "Disidencia y subversión", que Cela incluso "llegó a sumarse a un grupo de escépticos e inconformistas simulados para poder así espiar sus actividades. Conociendo las dificultades del oficio, entre otros trucos, Cela proponía la compra de libros a ciertos autores para favorecerlos, o hacerles contratos de edición en alguna editorial que colaborara con el franquismo, y si era preciso que se crease al efecto, aumentándoles el porcentaje a percibir para ganárselos".

No puedo asegurar que todo lo malo que se diga de él sea verdad. Tenía y sigue teniendo muchos enemigos recalcitrantes, que llegan a atribuirle todas sus últimas obras al trabajo de escritores fantasmas contratados por Cela. ¿Cómo saber si eso es verdad? Lo que sí puedo contribuir a afirmar es que su mejor obra es la que escribió al comienzo de su carrera.

Lo último que he visto de él en Youtube no le ayuda mucho a su imagen. Eructar asquerosidades en las entrevistas o humillar a una periodista lanzándola con fuerza dentro de una piscina, me parece poco afortunado. Quizás soy yo el excesivamente circunspecto.

Estos sentimientos contradictorios que me genera Camilo José Cela los siento como insuperables, porque por un lado su obra más importante está a la altura de un Cervantes, y por otro, fue en vida un despreciable pelmazo.

4 comentarios :

  1. Coincido contigo, jorge en varias apreciaciones tuyas sobre Cela y su obra.
    Sin dudarlo, lo mejor de Cela se centra en su etapa primera: Viaje a la Alcarria, La Familia de Pascual Duarte o la Colmena, son obras insuperables. San Camilo 1936, y Cristo vrs Arizona, sin embargo son dos de sus obras menos reconocidas.
    En cuanto a la política, cuando estalla la Guerra Civil, Cela estaba en Madrid -zona republicana- convaleciente de tuberculosis y logra pasar a la zona nacional donde se pone de inmediato al servicio de los insurgentes. Su clara sintonía con el Franquismo fue otra de sus marcas de la casa.
    Y si hablamos de sus pavadas, la más sonada fue cuando en un programa de televisión comentó que él era capaz de absorber cinco litros de agua por el ano directamente de una palangana, y ante la incredulidad de la presentadora, solicitó una palangana con cinco litros de agua templada y sin cortarse un pelo, se bajó los pantalones en directo y lo demostró.

    ResponderEliminar
  2. Pondré atención en esas dos obras que mencionas, estimado amigo.

    Intentaré indagar en las razones profundas que pudiesen explicar el ideario político y el extravagante comportamiento de nuestro escritor aludido.

    De la obra posterior leí con gran interés Mazurca para dos muertos. Pero me falta mucho por leer, por lo que mis opiniones carecen de un sólido y extenso conocimiento como para enjuiciar el conjunto de su obra.

    ResponderEliminar
  3. No te falta razón, Jorge. Los primeros tiempos de Cela, como escritor fueron insuperables. A partir de conseguir el Nobel dejó de ser el escritor que era. Su casamiento con la arribista Marina Castaño y con el gusto imparable para aparecer en el papel couché hicieron el resto.
    En España somos muchos los que detestamos sus apariciones públicas, sus estupideces y su socarronería. Contribuyeron mucho a esto sus incondicionales que nunca supieron ver su declive como escritor.

    ResponderEliminar
  4. Un hombre muy pesado. Me daba susto escucharlo hablar cuando era más joven. No lo he leído. ¿Qué libro me recomiendas Jorgito? ¿Vale realmente la pena leerlo? Confío en lo que tú me digas. Besitos.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Cuadernos de la Ira de Jorge Muzam is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.